Las Tentaciones de San Antonio

Hasta hoy desde 2009 al 2017- compuesta por 36 obras distintas sobre el mismo motivo. Dimensiones 200 X 84 cm.

No es secreto el afecto que le tiene Mauricio Garrido a la obra universal de Hieronymus Bosch (Bolduque c. 1450-1516, actuales países bajos). La influencia que el autor ha tenido en la creación del artista visual chileno tiene su raíz fundacional en el TRÍPTICO LAS TENTACIONES DE SAN ANTONIO (1501 aprox.), no sólo porque aporta desde una perspectiva dramática un protagonista – San Antonio Abad – como personaje que inspirará más de 35 versiones distintas de collages basadas en la experiencia de iluminación del santo egipcio.

Tríptico de las Tentaciones de San Antonio, Hieronymus Bosch

Las Tentaciones de San Antonio es una temática transversal presente en varios creadores del arte contemporáneo y constituye por sí mismo una cadena que ve sus raíces en el medioevo como en el arte del Renacimiento. Salvador Dalí, tiene una versión, Max Ernst, Diego Rivera, Eleonora Carrington, Miguel Angel , Brueghel, incluyendo al artista chileno Claudio Bravo, entre varios más.

El San Antonio de Garrido se estremece en el trance de las visiones, en su cueva de la Tebaida donde se ha retirado como eremita, resistiendo la tentación, como si resistiera una invasión de imágenes que lo abordan lo mismo atormentándolo que dándole vida, no en el sentido de resistir, como negarse; sino como ser capaz de cargar con todo el acervo de la alucinación que le procede.

A partir de la fragmentación del papel recortado, los libros coleccionados en sus viajes por el mundo, Garrido reúne la multiplicidad, la abundancia y la yuxtaposición; en un solo gesto que compone- o recompone- a través de una nueva sintaxis, las imágenes trasvasijadas de las ilustraciones que extrae, recortando con sus tijeras, desde un estado original impreso, que es trasladado a una nueva imagen, dando curso a una composición tan propia, como original e inimitable.